Fue tratada como ladrona por falta menor. “Los ciudadanos no son delincuentes”, denuncia Emiliano Ortega, padre de la afectada, al demandar la intervención de la alcaldesa Valerie Plante

 

MONTREAL (Redacción Latitud 45).— Según el código de comportamiento de la policía en Quebec: “un oficial no debe recurrir a una fuerza mayor de la necesaria para cumplir con su función”. Es decir, si una persona que cometió una leve infracción NO se resiste al ser abordada por policías, entonces ¿por qué tratarla con violencia? Esto es lo que le ocurrió a Lucy Ortega hace unos días, frente al metro Parc.
   Los hechos: El pasado miércoles 29 de mayo, al rededor de las 4 de la tarde frente al metro Parc, Lucy atravesó la calle de forma indebida. Metros adelante, un policía le marcó el alto y le informó de la infracción que acababa de cometer; acto seguido, pidió a Lucy que se identificara. Ante la sorpresa y el nerviosismo, Lucy no encontraba su identificación e intentó decir al oficial que llevaba una foto de su carte maladie en el teléfono cuando comenzó la agresión.
   Como pude observar en las imágenes, ella fue inmovilizada del brazo y conducida con fuerza excesiva hacia una patrulla. La escena y el trato hacia ella nos haría pensar que acaban de arrestar a un peligroso delincuente, pero no. Se trata de una chica de origen latino que solo intentaba mostrar una foto de su identificación que llevaba en el teléfono.
   Minutos más tarde, Emiliano Ortega, padre de Lucy y destacado locutor, llegó al sitio de la detención e hizo una denuncia pública en un video por Facebook. Asimismo, en el lugar de los hechos se encontraba nuestro subdirector multimedia, Francisco Ortiz Velázquez, quien pudo grabar el momento exacto de la detención, en un video que queda como evidencia del exceso de fuerza cometido por la policía.

Petición a la alcaldesa 

  “Antes que nada, la policía debe pensar que somos personas, somos seres humanos. Aprendan a escuchar, aprendan a ver. Le hago un llamado a la alcaldesa Valerie Plante, porque la policía no tiene derecho a hacer eso. Se debe educar a los policías porque los ciudadanos no son delincuentes”, afirmó indignado Emiliano Ortega en el video que difundió por Facebook live.
   Lucy mostró las marcas que le dejaron en el brazo los policías, en una acción que pudo provocarle una fractura mayor.  
   Y en una escena que podría añadir dramatismo al asunto, Lucy cruzó la calle de forma indebida por rescatar a una paloma que se encontraba atorada en medio del asfalto. 
   Ella no niega que cometió la infracción y pagará su ticket, pero lo que denuncian Lucy, Emiliano —y juntos con ellos miles de ciudadanos—, es el trato de la policía. El exceso de violencia no se justifica contra ciudadanos que buscan cooperar con los agentes y, en su caso, no se resisten.
   Por si le sirve el dato al la alcaldesa, el número de patrulla es el 33-8.
   Aquí no mencionamos nada sobre el origen latino de la agredida. También el código de comportamiento de la policía en Quebec dice que los agentes no deben actuar por motivos de raza, color, orientación sexual, condición social u origen étnicos, pero que extraño que los operativos policiales se lleven a cabo en barrios con marcada población migrante y el trato hacia ellos es marcadamente más violenta. ¿Coincidencia?